Translate

sábado, 30 de enero de 2016

EL LOBO EN ESPAÑA: EL ETERNO PROSCRITO (III).





A pesar de todo lo visto hasta ahora acerca del lobo, hay un dato que, sobre el papel, no podemos pasar por alto. España es, después de Rumanía (y sin contar a Rusia), el país de Europa con mayores efectivos de lobo.
Sin embargo, cabe detenerse unos momentos a reflexionar sobre el tema analizando de dónde o cómo se llega a estos datos, qué importancia relativa tienen con respecto al tamaño y los distintos espacios y áreas del país, y qué medidas deberían ponerse en marcha para garantizar un correcto funcionamiento de los ecosistemas a nivel nacional.
¿Cuántos lobos hay verdaderamente en España?, ¿cuántos debería albergar el país para conservar la especie en vistas al futuro y en los lugares que le corresponde?, ¿sería necesaria una gestión de control humana de la especie en ese futuro, o sólo una opción alternativa de provecho sostenible como sucede con otra mucha fauna cinegética?, ¿qué medidas o visiones se proponen para ello?...
Estos son los aspectos que tratarán las dos siguientes y últimas entradas referidas al lobo en España. Siempre, y ya les aviso, bajo una opinión personal del que escribe, que eso sí, intenta basar desde la objetividad de la situación, tanto del presente, como aquella que pudiera lograrse en el futuro.
Abordemos pues la primera cuestión…¿Cuántos lobos hay realmente en España y dónde se encuentran?.


A día de hoy nadie sabe con total certeza cuántos lobos existen en España, lo que ya de entrada, es un factor que pone en jaque cualquier punto de partida realista al respecto de su conservación.
Los censos de fauna salvaje, salvo en contadas excepciones, suelen realizarse a través de proyecciones, con datos concretos extrapolados al conjunto, por lo que siempre deben considerarse como estimas poblacionales, nunca como verdades absolutas.
Eso sí, estos métodos, por regla general, bien empleados, se han demostrado como bastante acertados y acordes a una realidad, siempre que han sido puestos sobre el terreno en distintas zonas, y atendiendo a diversas variables.

Panel expuesto en el Museo de Ciencias de Onda (Castellón), con carteles de 1970 que ya en aquellas fechas abogaban por la defensa del lobo en España (Félix Rodríguez de la Fuente).

El problema de los censos sale a relucir, por tanto, cuando su elaboración responde a intereses concretos de quienes los encargan o ponen en marcha, resultando de este modo que pueden quedar muy encima o por debajo de la situación real de la especie.
En España el último censo de lobos a nivel nacional verdaderamente fiable, o que al menos ha servido como punto de partida para encarar su conservación, fue el llevado a cabo por J.C.Blanco et. al. en 1988.
Desde entonces, y ya ha llovido, carecemos de verdaderos estudios para la evolución de la especie en nuestro país.
Aquel estudio reflejaba ya la circunstancia de la complejidad de asumir una cifra homogénea en tanto en cuanto la agrupación del lobo en manadas sufre variaciones notables en su composición a lo largo del año.
Para resumir en líneas generales y comprensibles por el ciudadano de a pie, no es lo mismo contar los ejemplares de la manada cuando la hembra líder o alfa ha parido, que hacerlo pasados unos meses, que hacerlo pasado un año, cuando probablemente la manada se ha vuelto a equilibrar al número inicial tras las bajas, bien sea por muerte natural frecuente de cachorros, por muerte por causas humanas, o por abandono de ejemplares juveniles que irán en busca de nuevos territorios para intentar establecer su propia manada.

Grosso modo, podría establecerse que, en España, la composición tipo de una manada, en plenitud de acción, suele rondar los 4’5 ó 5 lobos, lo que no quiere decir que en distintas épocas del año o dependiendo de territorios no pueda llegar a alcanzar los 7 ejemplares, o tan solo una pareja.
El censo tomó la cifra media de 6 ejemplares, presumiblemente añadiendo al cómputo los ejemplares a considerar en dispersión.
En base a los análisis y variables del estudio de 1988 se llegó a la conclusión de que en España podían existir entonces entre 1.500 y 2.000 lobos, repartidos desde Galicia hasta algunas zonas de La Rioja, con su línea fronteriza sureña marcada por el río Duero, y también con algunos ejemplares en Salamanca, en la extremeña Sierra de San Pedro, y en un par de núcleos de Sierra Morena.


En 1986, dos años antes, el lobo había quedado al norte del Duero como especie controlable por la Administración, e incluso en algunos casos, como especie cinegética, mientras las poblaciones al sur del Duero se catalogaron como de “especie protegida”, aspectos que también corroboraría la legislación a nivel europeo.
La finalidad de estas medidas era, por un lado, buscar la compatibilidad entre humanos y lobos allí donde al cánido se le creía más o menos asentado y a salvo, y procurar la recuperación del mismo en el resto del país, donde o había desaparecido, o quedaba en números muy próximos a la extinción.
En todos los casos, no obstante, la Administración se comprometió a evaluar los supuestos daños ocasionados por el lobo a la ganadería, con el objetivo de compensar económicamente las pérdidas debidas a ataques que así fueran acreditadas.

Desde entonces no existen estudios globales para la situación del lobo en el país, sino, diríamos más bien, parciales e incluso interesados.
El mismo estudio de 1988 ponía ya de relieve que en base a los casos constatados, y también empleando la proyección, no menos de quinientos lobos habían muerto durante 1987, el año anterior al censo. La mayoría, como imaginarán, debido a causas humanas, “legales” o “ilegales”.
Un censo que mantiene una horquilla de quinientos ejemplares para el cómputo global, 1.500-2.000, quedaría por tanto en una media de 1.750 ejemplares.
Si le restamos 500 muertes al año…obtenemos en realidad 1.250 lobos, de los cuales, en condiciones de procrear, atendiendo en este caso a las hembras alfa, no alcanzarían siquiera las doscientas…

Con todo, al versátil lobo le bastaron algunas circunstancias coyunturales para experimentar cierta expansión, probablemente poblacional, pero certeramente territorial.
El abandono del medio rural desde la década de los sesenta propició, veinticinco o treinta años después, un incremento notable del medio salvaje, traducido en hábitat recuperado ganado al impacto humano.
Las repoblaciones y traslocaciones de ungulados en cotos llevadas a cabo por el colectivo cinegético, procuraron o aceleraron la variable “presas silvestres”, que en un proceso sin parangón devolvieron en pocos años a los herbívoros salvajes a muchas de las zonas que anteriormente habían poblado, ayudados además entonces por la recuperación de espacios tras el abandono del medio rural.
De este modo, una década más tarde, el lobo había llegado y comenzaba a asentarse en algunas provincias con territorio al sur del Duero como Zamora, Salamanca, Valladolid, Ávila, Segovia, Madrid, Soria o Guadalajara, mientras sus intentos de progresar hacia el este o noreste, por el País Vasco, Aragón, o la provincia de Cuenca, empezaban a ser frenados en el más absoluto silencio, con el total desconocimiento por parte del gran público.
Por otro lado, a finales de los noventa comenzaron a llegar lobos itálicos por el Pirineo catalán, ejemplares divagantes de las poblaciones asentadas en Francia, que a día de hoy se encuenntran en muy bajo número, apenas unos ejemplares, en el Pirineo Oriental.

Distribución geográfica del lobo en 1988 (izqda.)  y en 2016 (dcha.).


No tuvo tanta suerte el lobo sureño. El censo de 1988 daba un total aproximado de cinco manadas de lobo en Extremadura, unos 25 a 35 lobos, contando los ejemplares de la vertiente sur de la Sierra de Gata y los de la Sierra de San Pedro, mientras que Andalucía figuraba en el estudio con dos núcleos en Sierra Morena, que albergarían ocho manadas, unos 40 a 56 lobos repartidos por las provincias de Córdoba, Jaén y Ciudad Real.
Seguramente el censo del lobo se había sobrevalorado en estas áreas (como probablemente también en el norte). Además, en estos territorios el lobo sufrió un acoso aún mayor debido al auge e intensificación de la caza industrial y el vallado cinegético.
A principios de los noventa el lobo desapareció en la Sierra de San Pedro, cazado hasta la extinción.
Sólo en la parte de Extremadura colindante con Castilla y León volvieron a verse muy de vez en cuando algunos ejemplares en dispersión, desde el norte.
En Sierra Morena, y principalmente centrada la cuestión en Andalucía, La Junta, a través de su delegación de Medio Ambiente, siguió procurando estudios, acciones, hasta recibiendo fondos europeos de ayuda a la convivencia con el lobo, en su supuesta conservación y recuperación del cánido. Hasta 2014, que, nunca mejor dicho “empezaron a verle de verdad las orejas al lobo”, mantuvieron que había dos o tres núcleos loberos a lo largo de Sierra Morena, con un total de entre 40 y 50 lobos…los mismos de siempre.
Como ya comenté en anteriores entradas, algunos colectivos implicados por la defensa del lobo alertaron de la alarmante situación del cánido, al que se había dejado completamente de lado, poniendo sobre la mesa, para vergüenza de todos, que el aullido del eterno proscrito se había apagado en su emblemático hábitat de Sierra Morena, donde apenas quedaban cuatro o cinco ejemplares que, además, parecían presentar síntomas de hibridación con perros.
No quedó otro remedio a la Administración que asumir lo que era una evidencia, un hecho consumado, pero lejos de actuar con contundencia y credibilidad, solicitando lobos al norte, donde son cazados de forma legal a través de permisos en gran cantidad todos los años, para revertir de inmediato la situación y procurar una efectiva recuperación de la especie atacando de lleno los problemas que le afectan, pero con lobos desde el principio, la Junta parece haberse embarcado en lo que, cada vez más, parece un gran engaño a la sociedad preocupada por estos temas, la financiación LIFE de Europa, la llegada de millones de euros desde la UE para abordar la estrategia de forma ralentizada, en un largo plazo que nunca llega a mirar por las especies, y que no se sabe muy bien cómo, concluye en que los fondos se van destinando a otras cuestiones que nunca producen el efecto requerido, el de contar con poblaciones abundantes y estables de la fauna amenazada en el plazo inmediato, y ni siquiera con el paso de los años.



Mientras tanto, los lobos del norte siguen cayendo como moscas, en Galicia, en Asturias, en Cantabria, en Castilla y León…En el País Vasco, hace sólo unos días, sí señoras y señores, en 2016, y para vergüenza de todos, se exterminó a la última manada que quedaba en Euskadi, en la comarca de Encartaciones, en el Valle de Carranza. Hecho consentido por la administración autonómica de ese territorio.

Escopeteros, batidas legales o ilegales, lazos, cepos, y hasta cebos envenenados, siguen a la orden del día hoy mismo, en un círculo vicioso que, desconociéndose la biología y comportamiento del lobo por quienes emplean estas prácticas, empuja al lobo a aumentar sus ataques contra la cabaña ganadera descuidada.
Las mismas administraciones prefieren descargar la ira de los problemas del sector ganadero en el cabeza de turco que es el lobo, matando ejemplares para acallar el enfado de un sector que se hunde por otras circunstancias que nada tienen que ver con el lobo, una forma fácil y rápida de parecer que se les tiene en cuenta, y de paso, evitar el gasto, en su fórmula; lobo muerto igual a menos pagos en indemnizaciones.
Se alzan las voces y proclamas de organizaciones que piden la erradicación del lobo, que si éste o aquel territorio nunca fue tierra de lobos, tonterías totalmente infundadas sobre si la especie es propia o no de una zona, autóctona o alóctona, que deriva incluso en la esperpéntica declaración de “zona, tierra o provincia libre de lobos”, al más puro estilo del pasado, y avalado en muchos casos por los principales partidos políticos que deben procurar la conservación y recuperación de los valores naturales de la nación, trabajando por la sostenibilidad. Una sostenibilidad y compatibilidad que en ningún caso pasa por la irresponsabilidad.
Y para muestra, un botón.
Así, y por petición socialista, apoyada por los populares, en el último pleno de 2015 de la Diputación de Salamanca,  la comarca de Vitigudino quedó declarada “zona libre de lobos”, sumándose al grito de los ganaderos de “puesto que hay un problema, hay que solucionarlo”.
Y esa, esa es la forma de nuestros representantes, la eliminación, la erradicación, la extinción, la declaración de zonas libres de lobo. Ni siquiera se habla ya de compatibilidad, sostenibilidad, llegar a puntos de encuentro, todo eso de lo que siempre se presume y llena la boca de tanto repetir, sólo de cara a la galería, con palabrería hueca, vacía. Nada, "existe un problema y hay que atajarlo", "el lobo es una especie invasora y ajena a este territorio", "primero son las personas que viven en este territorio”, como si habláramos del mismo diablo, o de una hecatombe sin igual que se cierne sobre los desvalidos ciudadanos…
Si primero son las personas, así, en esa forma terriblemente demagógica e irresponsable de enfocar el asunto, nos lo aplicamos todos y para todo ¿eh?, que aquí todo hijo de vecino tiene sus "lobos que afectan". Si eso, vamos a asaltar todos el campo, que primero somos las personas, aquí el último que cierre la puerta...
Esto, enfocado y aprobado de este modo, no supone otra cosa que un grave atentado contra el patrimonio natural de esta Nación.
El Tribunal Superior de Justicia ya respondió a situaciones similares no hace mucho, como las ocurridas en Ávila en 2013, confirmando que acciones de la Junta de Castilla y León en este sentido, o intentos de declarar a provincias libres de lobos, contravienen la normativa estatal y europea que dota de especial protección a las poblaciones españolas de lobos situados al sur del río Duero a diferencia de las situadas al norte, que están excluidas de ese régimen especial y que, en consecuencia, sí pueden ser objeto de medidas de control o explotación y gestión cinegética.



El último intento por burlar esta situación, fue la elaboración del inaceptable censo oficial de lobos de Castilla y León, puesto en marcha por la Junta a través de más de 650 profesionales, agentes medioambientales, celadores de medio ambiente y técnicos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que arrojaba un total de 1.600 ejemplares para la Comunidad Autónoma, 179 manadas, lo que suponía un aumento del 20% respecto a un anterior censo de 2001, pasando de 17 a 27 mandas en las provincias al sur del Duero.
Para ello elevaron la cantidad de miembros de cada manada, dejando la media en ¡nueve ejemplares!, incluyendo los dispersantes, pero además, se contabilizaron manadas y ejemplares por duplicado, puesto que los animales no entienden de fronteras en áreas limítrofes.
El objetivo: aumentar los cupos de caza al norte del Duero y justificar su implantación en los territorios al sur de éste dentro de la Comunidad Autónoma.
Y vean hasta qué punto estas interpretaciones son perniciosas e interesadas.
Hace unos meses se dio a conocer un censo independiente del lobo en la Sierra de La Culebra (Zamora), conocida por ser la mejor población lobera de España, llevado a cabo durante dos años al pie del cañón, sobre el terreno, y en el que incluso se dice que se recibió ciertas amenazas sancionadoras por parte de la guardería de la Reserva Nacional, a todo aquel que viera con una libreta…Sin comentarios. 
Escopetas, las que quiera, libretas, ni una. Terrible.
Sus autores, la bióloga Marta Cruz Flores, y el técnico forestal especialista en seguimiento de fauna salvaje, Carlos Soria, han puesto de manifiesto, y de forma pública, una realidad bien distinta a la presentada por la oficialidad de la Administración.
El resultado que muestran sus censos es que la población real no supera las cinco manadas en la Reserva, y sólo tres de ellas son reproductoras, frente al censo de la Administración Castellano-Leonesa que fijaba un total de entre 10 y 12 manadas en el enclave...Claro, tomando además cifras como nueve ejemplares por manada, a la Administración le salen las cuentas para justificar cualquier regulación del lobo a través de la caza, en este caso, entre 90 y 106 lobos para la culebra, y 1.600  para Castilla y León.
Sin embargo, si tomamos las 5 manadas propuestas por los investigadores independientes, las multiplicamos por un número más realista acorde a la composición de manadas tipo, en torno a 5 ejemplares, y hasta asumiendo en ellas un porcentaje de ejemplares en dispersión para el cómputo global y repartido, vamos a tirar por lo alto, 7 ejemplares (y ya nos pasamos seguro), el total de estima que nos sale es de 35 lobos…
De 106 a 35, sólo en un enclave, el mejor por cierto, pues ya dice mucho sobre la situación real del lobo en el país…



No es de extrañar, pues, que ante esta situación, dos grandes personalidades de nuestro país, respecto al tema lobo, como son el Dr. Fernando Palacios, científico del CSIC y Ángel M. Sánchez, biólogo y fotógrafo naturalista de FAPAS, hayan puesto en marcha la coordinación de un nuevo Programa de Voluntariado para el Censo Nacional, Científico e Independiente del Lobo en España.

Esperemos que esta gran propuesta sin referentes, a escala nacional, ofrezca pronto sus resultados, para poder abordar de manera ajustada a realidad la conservación y cohabitación del lobo con el humano en España.












Crédito de imágenes:

Foto 1: Public Domain images.
Fotos 2, 4 y 7: Miguel Llabata.
Fotos 3, 5 y 6: Archivos libres de derechos de Wikimedia Commons.

22 comentarios:

  1. Felicidades por los artículos sobre el lobo. Aunque pienso que las posiciones extremas no ayudan a conservar una especie que genera tanta polémica. Respecto al mapa de distribución 2016 incluyes zonas de Cuenca y Teruel, crees que el lobo ya está asentado en estas zonas? supongo que tienes datos fiables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo, bienvenido y gracias por participar.

      Estoy de acuerdo contigo, las posiciones extrmas no son buenas, por eso precisamente hay que incidir en el extremismo que se practica en contra del lobo, y la poca implicación al respecto de una de las partes. El lobo sólo causa polémica entres quienes la causa, que son un porcentaje ridículo de la población, y la balanza, por contra, está claramente de su lado con respecto a este patrimonio natural de todos.
      Hay mucho espacio para el entendimiento, y para buscar marcos de solución de coexistencia, pero lo que no puede ser, no puede ser.
      Respecto al lobo en Teruel y Cuenca, directamente tuve más noticias por bocas de paisanos a finales de los noventa, 1997-98, pero buscando información parece que los avistamientos en los últimos años por ciertas áreas de estas provincias no son infrecuentes, algo que teniendo en cuenta el establecimiento en la parte oriental de Guadalajara, tiene bastante sentido.
      ¿Datos fiables?, bueno, personas más dedicadas al lobo tienen incluso citas que van más allá de Cuenca o Teruel, acercándose al Mediterráneo, en los últimos cinco años.
      ¿Asentamiento?...no lo sé, en todo caso, el que se le permita. Presas salvajes y espacio no le faltan, ni capacidad para llegar al territorio, tampoco, desde luego.
      Ahora bien, si luego ocurre lo mismo que en el País Vasco, o lo que aseguran algunas voces desde Aragón, en el área del Prepirineo y Pirineo...pues claro, ni hoy ni en cien años.

      ¡Saludos!.

      Eliminar
  2. Hola sylvanus, buenísimas las entradas del lobo. Leí que en Andalucía por fin reintrodurían lobos para reforzar las precarias poblaciones de Sierra Morena. Me gustaria conocer tu opinión. Yo creo que traerán unas pocas parejas para dar buena imagen y la poblacion seguiera precaría como siempre. Estas cosas o se hacen decididamente o sirven de muy poco...

    ResponderEliminar
  3. Hola soñador.

    Pues de momento, de reintroducir/traslocar lobos a Andalucía, nada de nada. Intepretaciones de los medios, que, como parecería de lógica, pensaban que la "recuperación" anunciada pasaba por estas medidas, sí o sí.
    Así que ni siquiera unas pocas parejas, al menos desde lo que actualmente se contempla.
    Un completo "sinsentido", un absurdo en mayúsculas que sólo puede contemplarse como lo que es, una tomadura de pelo.
    Solicitud de Life de 12 millones, eso sí, cómo no, pero para concienciar, sentar las bases del futuro, y bla, bla, bla...
    Ya pueden sentar bases y concienciar ya...
    Vamos, más de lo mismo, para hacer lo que ya se suponía que hacían desde hace treinta años por el lobo, y ya hemos visto los resultados.
    Muy distintio sería traer esos al menos 150 ejemplares que se van a abatir "legalmente" este año en España, reintroducirlos en los espacios adecuados, como P.Nat. Sª de Aracena y Picos de Aroche, P.Nat.Sª Norte de Sevilla, P.Nat.Sª de Hornachuelos, P.Nat.Cardeña y Montoro, P.Nat. Sª Andújar, C.N.C. de Lugar Nuevo, C.N.C. Contadero y Peñas Negrillas, P.Nat. Despeñaperros, P.Nat-C.N.C. Cazorla-Segura y Las Villas, P.Nat. Sierra Mágina, P.Nat Sierra de Baza, P.Nat. Sª María-Los Vélez, P.Nat. Sª huétor, P.Nacional Sª Nevada, R.N.C.-P.Nat Sª de Tejeda, P.Nat. Sª Almijara y Alhama, R.N.C. Sierra de las Nieves, R.N.C. Cortes-Frontera, P.Nat. Alcornocales y Grazalema, y , ¿por qué no?, buscando un corredor hacia Aracena por el C.N.C. de Pata del Caballo, también en P.Nacional de Doñana...
    Y después, una vez de vuelta el lobo, y desde el terreno, entonces sí, vigilar, proteger, concienciar, atender a compatibilidades, y sentar todas las bases futuras que se quiera, pero con los lobos donde toca, donde no pueden faltar para cumplir su papel en un medio que pueda considerarse dignamente como natural...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sería interesante recorsar cuando hablemos de reintroducir al lobo el caso de Yellowstone. Donde se presentaban problemas con los ungulador similares a los de las montañas andaluzas, y que tuvo unos reaultados por encima de cualquier pronóstico. Los lobos grises de Yellowstone son ahora uno de los emblemas naturales de USA por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sylvana, soy Nicolás o si prefieres signatus62, asíduo colaborador del grupo lobo ibérico de yahoo, (decano en internet en defensa del lobo) y miembro de ASCEL.
    De vez en cuando buceo en tu blog, buscando información siempre interesante de otras especies animales y de mi ojito derecho el lobo ibérico.
    En ocasiones tus reflexiones (siempre interesantes sobre el lobo), han sido mencionadas y descritas por mi (perdón por mi abuso)en el foro del grupo lobo de yahoo. Puesto que demuestras estar muy al día y lo suficientemente informado en asuntos del lobo tanto o mas que otros grupos o asociaciones que tienen en el tema lobo su razón de ser, es decir que se dedican básicamente a ello.
    Tu exposición es impecable sobre el tema y no tiene nada que envidiarle a artículos similares de Lobo Marley, La Manada, ASCEL... por citar unas cuantas asociaciones.
    Yo confío, que alguna vez sea "El año del lobo" y no el del eterno proscrito.
    Siempre me ha gustado mucho una opinión tuya que viene a decir mas o menos: "que al lobo hay que dejarlo prosperar, puesto que tierra y espacio tiene, como superpredador que es, ya se autorregulará y que si la naturaleza no fuera capaz de ello, siempre hay tiempo de recurrir a la caza controlada si llegara el caso como última medida". Mas o menos esta es tu idea, yo la comparto, pero dejemos que el lobo tenga su oportunidad, que no lo estamos haciendo.
    Dices de forma así un poco velada, que es probable, que el lobo se haya cercado a la costa mediterránea mas de lo que muchos piensa, traspasando y dejando atrás zonas como Cuenca y Teruel. Si tienes información sobre ello, sería interesante que lo confirmases, sin dar por supuesto sitios concretos ni demasiadas pistas, puesto que los enemigos del lobo son muchos y leen como nosotros.
    De todas formas, en mi modesta opinión, sabemos que el lobo es capaz, de hacer grandes desplazamientos pero eso le hace vulnerable. Para que un lobo colonice realmente un territorio, necesita asentarse con una manada y criar, aunque no deja de ser una buena noticia, que ejemplares divagantes anden mas de lo que se les suponía.
    El caso aquel del macho abatido en Requena muy lejos de su zona de influencia de su especie, fue anecdotico pero se quedó en eso.
    Además esos grandes machos viajeros (mas que las hembras), se patean zonas desconocidas, donde terminan en manos de los cazadores o posiblemente al no encontrar hembras de su especie, bastardeándose con cualquier perra asilvestrada que se cruce en su camino. Yo tengo mucha ilusión, de que el lobo recolonice toda Iberia, pero esas vanguardias de lobos viajeros, necesitan un flujo de ejemplares en dispersión, para que cada grupo o manada que se pueda formar, pueda tener un recambio o intercambio de otros ejemplares o grupos relativamente cercanos.
    Si esto no es así, podemos tener grupos aislados de lobos y ya sabemos lo que ha pasado en Sierra Morena.
    Un saludo Sylvana, encantado de hablar contigo y sigue con tu gran labor por el lobo y con otros animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás, o Sinatus62, te recuerdo no sólo por tu participación alguna vez en el anterior blog, sino también de haberte leído en grupo del lobo ibérico de Yahoo, que también yo he llegado hasta el espacio en alguna ocasión.
      Gracias una vez más por tus palabras y sobre todo, por tu visita y participación.

      Es complicado qué duda cabe, el tema lobo es complicado y no puede descartarse a priori ninguna actuación al respecto, intentaré cerrar el tema de mi opinión en la próxima entrada, cuando encuentre algo más de tiempo para sentarme tranquilamente.
      Pero un concepto sí está meridianamente claro, el lobo no sólo tiene mucho espacio que recuperar, sino que es imprescindible en ciertas áreas donde aún hoy falta. Su posterior gestión, bueno, es otro cantar con muchas variables.
      Por lo que se refiere a los avances del lobo hacia el Mediterráneo, bueno, seguramente no sean más que eso, avances puntuales, como ya se han dado en tiempos recientes, véase el caso del lobo macho cazado en Morella en 1987, y otros cánidos que también han sido abatidos en el Maestrazgo y que quedaron como "perros asilvestrados", en la década de los noventa, si bien tuve ocasión de ver la filmación de una hembra muerta en una rápida noticia del extinto Canal 9 RTVV que, la verdad, si no era una loba, era un híbrido.
      Respecto a Requena, la única noticia que yo conocía era la aparición hace unos años en una gasolinera de un lobo, creo que por Siete Aguas, pero se trataba de un ejemplar que había escapado del Centro de Fauna de El Rebollar. No conozco eso que comentas sobre un macho abatido.
      Al parecer, y en los últimos cinco años, hay quien tiene noticias de algún avistamiento en zonas muy cercanas a la Comunidad Valenciana, incluso al mismo Mediterráneo, pero en cualquier caso no debe tratarse de asentamientos, como bien dices, y también sabemos o intuimos qué es lo que sucede con ellos...Esto parece estar sucediendo también en el Prepirineo y Pirineo aragonés.
      Bueno, lo dicho, intentaré exponer algo de lo que hablamos aquí en la próxima entrada.

      ¡Saludos!.

      Eliminar
  6. Si , los comentarios y opiniones coinciden cin las mios, deciros que sylvanus lleva mucha razón y sabe de lo que habla cuando dice que se matan y dilencian las muertes de lobos aaentados y en nuevos terrirorios, pues puedo decir en este espacio, que en la sierra de albarracin"montes univerdsles"se han matado lobos que llevaban años por la zona y digo años porquwr he visto sus huellas en la nieve, restos de cabras montesas, corzos y ciervos durante 3 años y se que se mataron un macho y una hembra seguramente se habrán matado más, asi es prácticamente imposible que el lobo se asiente de maneea estable en otros territorios, y no será porque no lo intenta pero siempre se encuentra con su mayor y unico enemigo: el ser humano, y es que a la vista está que todavia no comprendemos que matar al lobo ed matar la vida natural, matar el ecosistema,matar el planeta nuestro propio hogar, debemis aprender a convivir y coexistir, y eso empieza con la educación fesde niños, pero quiza hay demasiados intereses en que a las nuevas geneeaciones no se les eduque en ese marco del redpeto a la vida salvage, al desarrollo sostenible y ciertamente mejor nos iria en fin no quiero eneollarme mas pero confio en los lobos y poco en los hombres que se supone tienen la misión de conservar el patrimonio natural

    ResponderEliminar
  7. Hola Miguel,

    Lo que estás diciendo es que si bien la expanioón del lobo por la península es un hecho (excepto hacia el NE), el numero de manadas y unidades por manadas está claramente dimensionados. ¿Es asi?

    Soy de Navarra y aquí si que tenemos montes y bosques y ningún lobo que sepa. ¿Existe algún avistamiento en mi territorio? También llevo años oyendo que en Vizcaya y Alava están en la zona oeste pero tambiñen estoy de acuerdo con vosotros que sospechosamente no avanzan a Guipuzkoa y de allí a Navarra y es que la caza ilegal se silencia bastante.

    Gracias por el trabajo que haceis y la verdad es que a mi también me apasiona el lobo.

    Un Saludo,

    Mikel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mikel, bienvenido y gracias por participar.

      Respecto a tu primera pregunta, pues básicamente sí, y no porque a mí se me antoje, sino porque voces de reconocido prestigio en este campo sospechan de ese desajuste, probablemente interesado, para seguir una actuación de "control".
      Se han reconocido duplicidades de conteo de ejemplares en distintas provincias, resulta asombrosamente increíble lo de 9 ejemplares por manada para el conjunto global y como estándard, sin contar las distintas fases de ciclo anual de una manda...en fin, que ya nos conocemos el cuento, o el conteo, en este caso.

      Respecto a la segunda pregunta, reciente y oficial no conozco ninguno. Sé que hubo lobos en la Sierra de Aralar, en la de Urbasa, en Lerín y en la Sierra de San Pedro hacia mediados y finales de los noventa, incluso que lobos jóvenes fueron capturados en Petilla de Aragón y la Sierra de Santo Domingo por esas fechas.
      Y por supuesto, no te quepa ninguna duda de que donde les han dado matarile, a los escasos grupos instalados desde los años ochenta, ha sido en el País Vasco, y no necesariamente por caza ilegal, sino a través de batidas oficiales y por muchos conocidas.
      Sin ir más lejos la última de renombre fue la autorizada en enero por la Diputación Foral de Vizcaya, que según algunos acabó con el último grupo estable de lobos de Euskadi.
      Cabe recordar que durante la década de los noventa se reconoció oficialmente la muerte de 28 lobos en el País Vasco, y esos sólo fueron los reconocidos, claro está.
      En 2004 aún se constata reproducción en Valdegovía, o al menos presencia de grupo familiar con crías, estimándose una población de entre 12 a 20 lobos en Euskadi.
      El lobo sigue llegando a la zona más occidental de Vizcaya y Álava, pero tal y como llega es eliminado, y así es muy difícil que se asiente y dé el salto a Navarra.
      Otra ruta sería desde el Sistema Ibérico, La Rioja y Soria, hacia las sierras de Moncayo, Santo Domingo y las mismas Bardenas, para acceder al Pirineo. Hay voces que apuntan a cierta presencia ocasional reciente por los Valles de Hecho y Ansó, pero más de lo mismo, tal y como asoman, desaparecen.
      Otra posible vía sería por el norte, desde Francia, donde al parecer se fotografió un lobo, que así fue oficialmente reconocido en 2012, en el departamento de Gers, Midi-Pyrénées.
      Antes o después, el lobo es asignatura de obligado cumplimiento en Navarra.
      Lo realmente inconcebible es que la Comunidad Foral no haya tenido ni al parecer tenga la más mínima voluntad de iniciar un plan de recuperación de la especie, como sería de esperar, pero claro, visto lo visto con el oso...

      Un saludo, y nuevamente gracias por tu comentario.

      Eliminar
  8. BUenas Miguel,

    Muchas gracias por este gran documento informativo.

    Soy de Huesca y he oído rumores de que van apareciendo lobos por la provincia, tanto por el oeste (Hecho, Ansó...) como por el este. Los del este no pueden ser sino animales provenientes de Francia, pero tengo dudas de si los del oeste son franceses o ibéricos. ¿has oído algo al respecto?

    Por otra parte, también hay rumores insistentes de lobo en Teruel, por Albarracín y tal.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, bienvenido y gracias por participar.

      Pues eso mismo me pasa a mí, que he escuchado rumores al respecto de Hecho y Ansó, y no creo que sean falsos, la verdad, aunque no podría garantizarlo. Imagino que serán ibéricos, procedentes de Soria y Moncayo.

      Ahora bien, lo de Teruel, en Albarracín, Griegos, Tramacastilla, Orihuela del Tremedal... eso sí son hechos constatados. Los lobos han estado y probablemente algunos siguen por ahí presentes, procedentes de Guadalajara.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Hola de nuevo Miguel y a todos los que siguen al lobo en tu entretenido blog. Soy Nicolás (signatus62), del grupo lobo ibérico de yahoo. Hacía tiempo que no entraba en este espacio y me ha agradado mucho lo que voy leyendo.
    Efectivamente,como dice Miguel, el lobo dando un rodeo por Soria hacia el Sistema Ibérico, puede avanzar también hacia el noreste.
    Según cuenta la rumorología de gente de la zona y que algunos de vosotros habeis comentado, el lobo, parece que quiere avanzar hacia Huesca y en definitiva el Pirineo.
    En Teruel y adyacentes, parece mas creible,siempre y cuando, el lobo se consolide bien en el norte de Guadalajara y en el Alto Tajo.
    A lo mejor no estamos muy lejos de que se produzca ese esperado encuentro entre el lobo ibérico y los lobos italianos procedentes de Francia.
    Por otro lado, un buen amigo, seguidor del lobo, me comentó hace algún tiempo, que el lobo ya está presente ni mas ni menos que en la toledana Sierra de San Vicente al norte de la provincia y cercana a la cara sur de la Sierra de Gredos en el Sistema Central.
    De ser cierta esta noticia, supone un paso importante del camino hacia el lobo hacia el sur.
    Tambien necesitamos, que el lobo se acerque al Mediterraneo por el nordeste.
    Un saludo Miguel y si tu o alguien sabe algún dato mas,sería importante que lo comentase, sin detallar demasiados datos (por aquello de los enemigos del lobo).
    Nos alegra saber de buenas noticias, que no suelen abundar en el mundillo del lobo.
    Saludos de Nicolás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola signatus62 (Nicolás). Me alegra leerte de nuevo.

      Sólo una comentario al respecto, los que tú llamas "enemigos del lobo" saben siempre mucho antes cualquier detalle, dato o noticia, que tú, que yo y que nadie. De hecho, muchos de los datos que después se conocen han venido desde ellos...así que, lo de no dar demasiado detalle, nunca lo he compartido.
      Lo que se debería hacer es decir inmediatamente en qué zona están, y presionar a la Administración para que tome cartas en el asunto, y no desaparezcan en cuanto aparecen, en el más absoluto silencio...
      Pero esa es sólo mi opinión.

      ¡Saludos!.

      Eliminar
  10. A día de hoy e el 2016/2017 donde se han dado algún avistamiento ya no sea de manada sino aún que sea solo de un lobo donde y cuando lo más cerca de Mediterráneo? Donde y cuando se a dado lo más cerca posible del Mediterráneo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A día de hoy, ninguno que yo sepa.
      Hace un par de años, sí me llegó noticia al respecto, pero no la puedo confirmar ni dar por válida porque desconozco el grado de fiabilidad de la fuente, de la persona que dijo haberlo visto, apenas a 15 ó 20 kilómetros del Mediterráneo, y en tierras valencianas.

      Por otro lado, también me han comentado, desde una asociación muy vinculada al lobo, que algún ejemplar ha sido visto hacia 2005 por los Puertos de Beceite, y algo debe haber cuando, si buscas en Google, entras en la página principal de Wikipedia, y pones en su buscador: Subespecies de Canis lupus, encuentras escrito esto, que no tendría mucho sentido si por otro lado, no me hubiera llegado la cita anterior:

      "Lobo italiano (Canis lupus italicus): De aspecto intermedio entre el lobo ibérico y el típico de Europa central y del este, habita los montes Apeninos, extendiéndose en la actualidad por la cordillera alpina italiana, francesa y hasta suiza. Algunos ejemplares han llegado recientemente al sur de Francia y al Pirineo catalán, incluso hay indicios de que han llegado al Macizo de los puertos de Tortosa-Beceite, en la confluencia de Tarragona, Teruel y Castellón".

      Uno supondría que sería de esperar que los lobos que pudieran llegar a Beceite y Tortosa, fueran errantes signatus del Sistema Ibérico, pero quizás alguien sepa algo más, porque no es muy normal que los clasifiquen en el texto como de genética itálica...

      Saludos.

      Eliminar
  11. Hola, una pregunta, vosotros que sabeis más en todo lo relacionado con el lobo. En catalunya desde el año 2000. Son lobos de origen italiano, penetran en teritorio catalán, a veces no solo en el pirineo, sino también más al interior. pero han pasado 17 años y no se establecen, no crían. Han pasado 17 años y se quedan un tiempo en este territorio pero no se quedan.
    Además a diferencia de otros territorios, en catalunya está prohibido cazarlos, y hay un plan para su viabilidad en territorio catalán. La pregunt es ¿que falla?¿Porque no se establecen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rogerchamaleo, bienvenido y gracias por participar.

      Si no me equivoco, desde el año 2000, son 14 los ejmplares identificados en su paso por territorio catalán, todos ellos de estirpe franco-itálica. No todos siguen presentes, según dicen, el máximo de ejemplares que llegó a haber en algún momento (2008) fue de 5.
      Pero lo fundamental para que el lobo se establezca, es que forme manadas, y para ello debe criar.
      Aunque no está ni siquiera claro, se cree que sólo un ejemplar de los 14 detectados en algún momento de estos 17 años, fue hembra.
      Por regla general las hembras no suelen dispersarse tanto, o al menos no tan lejos como los machos juveniles, cuyas correrías les llevan a territorios muy lejanos si abandonan el grupo, en busca de manada propia.
      Éste puede haber sido un factor fundamental. Pero de todos modos, cuando la población es tan baja, considerada como de ejemplares en dispersión o erráticos, con mucha movilidad, no podemos dejar tampoco de lado la incidencia de su persecución por parte del hombre, por mucho que esté protegido legalmente. De hecho, en todas partes donde hay lobos, muchos caen constantemente en el más absoluto silencio y desconocimiento.
      Pero vamos, en este caso, yo me inclino a pensar en la falta de hembras para el establecimiento de pareja, cría y manada estable.

      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hola Miguel, quería preguntarte tu opinión sobre este lobo de origen italiano que trae de cabeza a los ganaderos aragoneses de los Monegros.
    De entrada la actitud de las autoridades regionales es la de intentar convivir con este y con otros lobos que se establezcan en Aragón, con un plan de gestión adecuado, pero se está encontrando con la tozudez ganadera que quiere que el monte siga siendo el jardín idílico de Heidi.
    Pues eso, que opinas al respecto, que futuro piensas que tiene el lobo en esta zona y si estamos mas cerca de ese esperado encuentro entre las dos subespecies de lobo, la ibérica y la italiana.
    Un saludo de signatus62.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Signatus62.

      Bueno, en general creo que el problema será muy parecido en todas aquellas zonas en las que el recuerdo del lobo se había perdido hace décadas y todavía subsista algo de ganadería extensiva. No es que particularmente sean tozudos los aragoneses monegrinos, imagino que será igual en cualquier otra zona con esa condición.
      En mi opinión el futuro que pueda tener el lobo en esta zona concreta de Los Monegros pasa, principalmente, por conocer exactamente la disponibilidad de presas silvestres. Si se lleva a cabo un buen plan de protección al ganado, y no existe la base de presas silvestres, el lobo terminará marchando hacia otra zona propicia donde sí las haya, y si acso las hay en Monegros como para poder capturarlas de forma regular, poniéndoselo difícil con el ganado, se habituará a perseguir a las silvestres.
      Pienso que si le ha tomado el gusto a esta zona, es porque ha encontrado una disponibilidad de presas de acceso rápido y facilón, algo que no es de extrañar por lo que comento, hacía mucho tiempo que en esa zona no se convivía con el lobo, y ha pillado por sorpresa.

      Respecto a si estamos más cerca del esperado encuentro entre signatus e italicus, fíjate que mi opinión es que ya debe haberse producido. Alguna noticia extraoficial tengo sobre lobos por Aragón, que de ser cierta, pues me induce a pensar esto. No creo que todos los avistamientos sean de ejemplares itálicos.
      Si han sido capaces de llegar a Monegros desde el Pirineo catalán oriental, también lo deben haber sido para llegar hasta el Pirineo y Prepirineo, aun con cuentagotas, desde Moncayo y Soria...
      Creo que ese encuentro puede haberse producido ya en algunos lugares del Prepirineo y Pirineo Aragonés.

      En todo caso, para hablar de establecimiento, y manadas, hacen falta hembras.

      Creo que si no desaparecen en silencio, pronto escucharemos más sobre lobos en Aragón.

      En este sentido creo que se está haciendo un buen trabajo reconociendo al menos la presencia, no dejando la cuestión de lado para que puedan caer impunemente, sin el conocimiento de la opinión pública. Esperemos que salga adelante ese pacto o propuesta de convivencia.

      Un saludo Signatus62.

      Eliminar
  13. Gracias por tus comentarios Miguel.
    Son muy optimistas y ya sabes que en asuntos del lobo, el pesimismo es casi siempre la moneda de cambio.
    Confío en que tus opiniones esten en el buen camino.
    Un saludo y seguimos en contacto.
    Signatus62

    ResponderEliminar