Translate

jueves, 1 de enero de 2015

PREÁMBULO.




En algún punto de nuestra Galaxia, dentro de mucho, mucho tiempo…Aunque no tanto.





- ¿De verdad fue un día tan hermosa como muestran las viejas imágenes, padre?

- ¿Otra vez estudiando la historia de “los antiguos”, hijo?

- Sí. No puedo dejar de pensar en ello. Me parece increíble que alguna vez fuera así, y que la habitáramos, con todo lo que de ella se cuenta.

- Ha pasado mucho tiempo, tanto, que a veces confundimos lo que fue o no fue realidad, pese a quedar registrado en estos viejos soportes.

- Pero ¿por qué, padre?

- Bueno, supongo que no hicimos caso, quiero decir, nuestros antiguos no lo hicieron.     
Hoy, en cierta forma, se repite una historia que a ellos mismos ya les contaron sus antiguos, sólo que esta vez no encontramos la cima de un Monte Ararat donde posarnos y comenzar de nuevo…

- ¿A qué te refieres?

- Es…es un relato muy largo, demasiado largo.

- Resulta hoy tan inhóspita y distinta a la vista, desde aquí…¿Crees que algún día podremos volver a habitarla?

- No, no lo creo. El tiempo que tendría que pasar para ello sería inasumible para la existencia de nuestra propia Arca, y ni siquiera tenemos la certeza de saber si seríamos capaces de sobrevivir allí, dadas las nuevas circunstancias.

- ¿No contaron con eso Los Sabios?

- Digamos que no tuvieron margen para ello, antes de que se desencadenara el Gran Desastre.

- ¿Cómo llegamos hasta El Arca?

- De eso, hijo, hace ya mucho. Todo se precipitó cuando ya era demasiado tarde, en los días en que La Tierra comenzó a rebelarse de forma contundente contra sus hijos, que la habían esquilmado a conciencia. Fueron épocas de hambrunas, de grandes migraciones de seres humanos que se invadían unos a otros. Épocas de terror, de radicalismo y extremismo exacerbado, de muerte, de cambios en el clima que no pudo superar un mundo demasiado estructurado y moldeado a imagen y semejanza de lo inmediato, de lo humano.
Aparecieron entonces las epidemias, y después…después comenzaron los exterminios masivos, la locura de ver enemigos e infectados por todas partes.
Ante la venida de lo inminente, la última gran guerra, la de la “Solución Definitiva”, y a sabiendas de que esa era la única vía de quienes gobernaban, basada en echarse siempre las culpas unos a otros y ver quiénes eran capaces de acometer la atrocidad más grande contra el vecino, el reducido consejo de Los Sabios se apresuró a poner en marcha la última fase del proyecto Arca de Noé, y fue así como un grupo de elegidos, insuficientes del todo, pero seleccionados entre aquellos que se estimó más evolucionados basándose en el criterio de Humanidad en su vertiente más positiva, partió al espacio en este nuevo hábitat que aún hoy da cobijo a lo que queda de nuestra especie.
También  vinieron al espacio otras naves, con algunas de las principales y más poderosas "ratas", que ya sabes que siempre son las primeras en abandonar el barco cuando éste se hunde, pero aquí su dinero y poder mundano ya no tenía efecto alguno, y sabedores de ello, Los Sabios se erigieron con el control, engañándoles, y poniendo a su disposición los nuevos hábitats más efímeros, aquellos que soportarían peor el paso del tiempo en caso de no llegar a buen puerto en un período determinado. Puerto que nunca encontramos, como ya sabes.
Más tarde ocurrió lo que se sabía que ocurriría. El tema se les fue de las manos y terminó con el Fin de la mayor parte de la vida sobre La Tierra.




- ¿Y qué hay de todo aquello cuanto llevamos a bordo?, ¿qué pasará con todo el material genético de las distintas especies?, ¿qué ocurrirá con “El Pueblo del Arca”?.

- De momento no hay respuesta, hijo. Conseguimos sobrevivir a bordo de la inmensa nave, y en ella nos mantendremos durante algunas generaciones más, pero no hemos avanzado al respecto de colonizar otro planeta, y ese será nuestro fin…a menos qué…

- ¿A menos qué?

- A menos que el Programa Cronos tenga el éxito que todos esperamos.

- ¿Qué es el Programa Cronos?

- Una segunda, tercera opción diría yo, pero que tal y como hemos evolucionado, es nuestra única salida.

- Háblame de él, ¡por favor!.

- No veo por qué no, al fin y al cabo, si lo conseguimos, serás uno de los elegidos para llevarlo a cabo.

- ¿Yo?

- Claro, tú y los de tu generación. Para eso os educarán en la escuela.

- ¡Pero a mí no me han contado nada del Programa Cronos!…

- Aún no, hijo, aún no. Pero lo harán, así que, yo mismo te daré pistas. Escucha atentamente:
Uno de los logros más valiosos de la Humanidad ha sido, es, y esperamos que sea, la Ciencia bien aplicada.
Esta Ciencia estaba muy avanzada en el momento del Gran Desastre, pero no lo suficiente como para ser tenida en consideración como solución a los males que nos azotaban. Por desgracia, los gobiernos de las distintas naciones de La Tierra la tuvieron siempre en un segundo plano.
Al Arca trajimos lo mejor de ella, aunque los avances desde entonces han sido muy desiguales. Sin embargo, hemos profundizado mucho en Física Cuántica y en otras ramas que, por resumir, están muy cerca de lograr los viajes en el tiempo.



- ¿Viajes en el tiempo, padre?

- Así es. Explorar el Espacio-Tiempo, y dominarlo.

- ¿Es esto posible, acaso?

- Hijo, alguien dijo una vez que el lobo miró a la luna y aulló, mientras que el humano la miró y logró llegar a ella…

- ¿Quieres decir que podríamos viajar a un futuro muy lejano, y poblar una Tierra recuperada?

- Es una opción, pero nada garantiza que vuelva a estar en condiciones de ser poblada, y aun existiendo esta posibilidad, debes recordar que en este Arca viajamos con lo mejor de la Humanidad.

- No acabo de entenderte.

- El Consejo de Sabios quiere dar una segunda oportunidad a la especie y a todos los descendientes desaparecidos.

- ¿Cómo?

- Logrando que muchos de los de tu generación viajen a ciertos momentos del pasado, a determinados años de aquellas décadas en las que aún estábamos a tiempo de moldear un futuro distinto para la Tierra. Un futuro compatible para la existencia de la Humanidad en convivencia con cuanto le rodeaba, y que, en cualquier caso, podría ser capaz de otorgar un margen de maniobra más amplio a la Ciencia, para lograr avanzar en la búsqueda de soluciones sostenibles.

- ¿Y qué se supone que haremos?, ¿apareceremos allí y diremos, "hola, venimos del futuro para educaros por vuestro bien y el de las generaciones venideras"?

- No, claro que no. Ni siquiera podrán veros. Ya hay fórmulas. Sólo removeréis conciencias, susurraréis al oído de aquellos que quieran escucharos, haréis soñar a los despiertos, para que poco a poco se unan entre ellos y despierten a los que duermen.

- Y esto, ¿no se convertirá en la teoría del viajero que mata al abuelo…? Quiero decir, si lo logramos, ¿no desaparecerá nuestra propia estirpe, la de El Arca?

- Es peligroso y arriesgado jugar con el tiempo, sí, pero creemos que bajo determinadas formas de actuación poco invasivas, podemos lograrlo. Al fin y al cabo, desde nuestro nacimiento como especie no hemos hecho otra cosa sino modificar a nuestro antojo el devenir de cuanto nos rodea.
De todos modos hay evidencias que apuntan a un fin común, a una posible coexistencia, y en cualquier caso, superar este destino de hoy, sin tener que llegar a él, sería un logro asumido por toda la gente de El Arca; el último pueblo humano…

- ¿Crees que yo formaré parte del Programa, padre?, ¿viajaré?, ¿lograré algún día susurrar al oído de alguien de ese Tiempo Que Olvidamos?...









Crédito de Imágenes:

Foto 1: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 2: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 3: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 4: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 5: Miguel Llabata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario