Translate

miércoles, 7 de enero de 2015

¿QUÉ ES "REWILDING"?




En el primer bloque sobre la Historia de lo humano visto hasta ahora en Tierra Sylvana hemos avanzado de forma muy rápida y resumida hasta adentrarnos en aquellos momentos en que nuestra especie, Homo sapiens, surgió en algún punto del Este de África para expandirse desde allí por el resto de los continentes en un proceso de conquista que aún no conoce límites y que va más allá incluso de nuestro propio planeta.
Sin embargo esta dinámica de logros para los humanos modernos fue acompañada por una estela de modificación de las condiciones hasta entonces imperantes en esos espacios que, con el paso de los milenios, y desde los mismos inicios de nuestra presencia, han sido transformados de forma significativa por nuestro impacto.
Esta sucesión de entradas sobre los orígenes de la Humanidad enlaza directamente con lo expuesto en uno de los primeros post del blog que hablaba sobre que nunca tal insignificancia, como la humana, a escala planetaria, fue tan relevante al mismo nivel. Del mismo modo sirven también de nexo con el que probablemente va a ser y será el tema más relevante del nuevo blog, el rewilding o restauración de los ecosistemas.
Seguiremos más adelante con la vertiente histórica, pero ha llegado ya el momento de tomar en consideración el concepto rewilding, muy de moda en los últimos años y que espero que con el paso del tiempo llegue a tener algún día, desde nuestras acciones humanas, tanto impacto en positivo como otros en negativo hemos dispersado por el mundo a lo largo de nuestra existencia.

¿Qué es “rewilding”?...En esta larga entrada intentaremos aproximarnos un poco al concepto.


Berrendos.

El término anglosajón “rewilding” tiene, desde luego, una mala adaptación a la lengua castellana. Quizás, su mejor traducción podría ser “resilvestrar”, pero cuando nos detenemos a pensar en el proceso como un todo probablemente sería más acertado hablar de “rebuilding” o “recreating”, que entenderíamos como “reconstruir” o “recrear”.
En realidad el concepto tiene poco de novedoso. Seríamos injustos si dejáramos a un lado la constante y ardua tarea emprendida muchos años atrás por diversos colectivos que han tratado de conservar y restablecer la Naturaleza en cualquier rincón del Planeta.
Sin embargo el rewilding nace como un paso más allá del Conservacionismo, como un peldaño superior en la ambición por recuperar de forma verdaderamente significativa la gloria natural perdida desde nuestra aparición como especie, tomando a los grandes mamíferos como figuras más representativas al entender que la existencia o presencia de éstos, por su mayor requerimiento de espacio y por su mayor capacidad a la hora de modelar el paisaje, producirán un efecto cascada que restablecerá el ciclo de la vida, el círculo ecológico, con todos los eslabones y nichos, garantizando la supervivencia y existencia de todas las especies menores, como en cualquier época pasada.

Durante millones de años, más allá de la Era Cuaternaria, los mamíferos hemos campado por el planeta como las formas de vida más evolucionadas.
Se podría así decir que en los últimos millones de años, y al menos hasta el presente, hemos vivido la Era de los Mamíferos.
Sin embargo, la que ha sido una constante desde entonces hasta hoy, caminando juntos agrupados bajo muy diversas especies, ha entrado en una espiral peligrosa que amenaza seriamente con simplificar estas condiciones, llevando por el camino de la extinción a este grupo o Clase del Reino Animal en el que nos hallamos incluidos los humanos.
Esto tiene muy poco que ver con los procesos normales o naturales hasta hoy conocidos, porque si bien es cierto que de forma general siempre desaparecieron especies no lo es menos que otras similares, en conjunto de biomasa, les tomaron el relevo manteniendo unos índices constantes.

Mamuts lanudos.

Y este proceso, antes y/o después, y teniendo también en cuenta siempre la incidencia de cambios climáticos, ha venido íntimamente ligado a los efectos del humano moderno sobre la Tierra.
Somos pues, y no les quepa ninguna duda de ello, responsables directos de esa pérdida terrible de biodiversidad a escala planetaria, centrada en este caso en el conjunto de especies agrupadas bajo la Clase de Mamíferos.
Y es que por la misma composición en número de especies y ejemplares, que requieren de mayores territorios y hábitat para su existencia que otros componentes como las aves, los reptiles, los anfibios o los invertebrados, los mamíferos se cuentan entre los más incómodos de los animales con respecto al hombre, y por lo tanto entre los más expuestos a la desaparición inminente en un futuro ya no a largo, sino a medio o corto plazo.
Si entendemos que forman parte de un todo, de nosotros mismos, y que salvaguardándolos a ellos conservaremos también grandes hábitats, y por lo tanto, a la mayoría del resto de especies animales y vegetales terrestres, podremos caer fácilmente en la cuenta de la enorme importancia que tiene su recuperación y mantenimiento, no sólo por ellos mismos, sino como efecto paraguas, para el resto de la vida a escala planetaria, incluida la nuestra.
Los mamíferos contamos con el menor número de especies de entre el Reino Animal y éste, debiera ser ya un dato relevante muy a tener en consideración.
Dejando de lado a los invertebrados, que agrupan al 95% de la vida animal en la tierra, existen hoy en día más de 10.000 especies de aves, 9.000 de reptiles y 7.000 de anfibios, mientras que los mamíferos ocupamos la última posición en diversidad, con poco más de 5.000, y dentro de ellos, la megafauna es ya prácticamente testimonial con respecto al "pasado reciente".
El objetivo, pues, no es otro sino encontrar un hueco de convivencia con estas especies para que nos ayuden al resto, recuperando un lugar que siempre ocuparon en nuestra evolución, y que con demasiado atrevimiento estamos cercenando y aniquilando siendo totalmente inconscientes de aquello que puede representar para nuestro propio porvenir, en una cascada de efectos ecológicos que forman parte de una cadena o círculo cuyas consecuencias de ruptura no podemos calibrar todavía.
En definitiva, puede que nos la estemos jugando seriamente, y en cualquier caso, no somos quiénes para privar a las generaciones que nos sucederán de tan gran legado natural que la evolución quiso brindarnos.

Leonas.

Y aquí no hay excepciones. No vale tomar sólo “los últimos tiempos” para justificar que unos territorios cuenten con más o con menos especies y por lo tanto no haya que mover un dedo según qué zonas, conservando sólo lo que ha llegado hasta nuestros días.
No señores. Eso intentaré mostrarles en la sección rewilding, que hubo un tiempo muy reciente, hablando en términos geológicos, que es en el que “se mueven” el Universo o la misma Tierra, y no en tiempo humano, que es algo muy egocéntrico y limitado por nuestra parte, digo que hubo un tiempo “normal”, entendido como norma en la Naturaleza, en que los grandes mamíferos poblaron todos los rincones del planeta ocupando una serie de posiciones o nichos de semejanza, y que curiosamente su desaparición, desde entonces y hasta la fecha, coincidió con nuestra llegada a los mismos, en esta particular expansión de especie que en un proceso propio y exclusivo cercenó además vías futuras de retorno para el resto, y que amenaza ya seriamente con acabar incluso con aquellas especies que pudieron sobrevivir en áreas de menor impacto ambiental y climático, encontrando allí más oportunidades…hasta hoy, que chocando con nuestros intereses desmedidos y presencia masiva, entran ya en el camino de “no retorno”.
Ese período de aparición del humano moderno, que no va más allá de cincuenta mil años atrás, combinado con momentos críticos para la adaptación de especies a cambios en el clima y los ecosistemas en esos nuevos territorios conquistados, necesitó de apenas unos milenios para hacer desaparecer prácticamente a todos los referentes de la gran megafauna, extinguiendo géneros enteros, cientos de especies, cientos de nichos hasta entonces siempre cubiertos en Europa, Asia Septentrional, América del Norte, América Central y del Sur, Australia, Grandes Islas...rompiendo así los esquemas y procesos de existencia y relevo de toda la comunidad faunística, y por tanto, alterando enormemente también al resto de la evolución ecológica o medioambiental, a nivel planetario.

Caza del gliptodon.


En 1953 el científico estadounidense Paul S. Martin terminó su licenciatura en zoología en la Universidad de Cornell (New York). Durante varios años completó su formación con máster y doctorados y comenzó la investigación en las Universidades de Yale y Montreal, para pasar definitivamente a la Universidad de Arizona, donde trabajó durante treinta y dos años.
Su mayor aporte al mundo científico fue la elaboración de la Hipótesis de la Extinción Masiva de la Megafauna por el Hombre, provocada a finales del Pleistoceno por el ser humano moderno, poniendo de relieve que la gran desaparición, sobre todo de la mastofauna, se produjo en diversos territorios a nivel planetario coincidiendo precisamente con el período de llegada y asentamiento de Homo sapiens a los mismos.
Martin fue duramente criticado por parte del mundo académico de su época, especialmente por arqueólogos y paleontólogos (y posteriormente climatólogos), que le acusaron de trivializar la cuestión del cambio climático simplificando la extinción de la megafauna en una exagerada “guerra de exterminio” por parte del hombre.
Sin embargo, a día de hoy, con los conocimientos actuales, y sin restar ningún mérito a la figura del geocientífico estadounidense que se atrevió a plantear en su momento la cuestión en el ámbito académico, tampoco hace falta ser un gran científico, zoólogo, arqueólogo, paleontólogo, geólogo ni climatólogo, para caer en la cuenta de una cuestión tan evidente.
Sin conocer siquiera la existencia y conclusiones de Paul S. Martin cualquier aficionado a la zoología, la paleontología o la geología, con un mínimo de visión de amplitud, puede entender que los procesos evolutivos de recambios de comunidades faunísticas responden a grandes cambios en el clima y los ecosistemas. Esos grandes cambios en el clima, a lo largo de diversos períodos, han conllevado la sustitución de una fauna hasta entonces nativa por otra invasora que les ha tomado el relevo por competencia natural.
Y ¿qué duda cabe?, la llegada del humano moderno u Homo sapiens a distintas áreas del planeta sólo puede contemplarse como lo que fue, en toda su magnitud; la aparición del más temible e inteligente depredador, capaz de emplear unas técnicas y tácticas hasta entonces desconocidas por la fauna autóctona de un determinado territorio.

Caballos de Przewalski.

Fueron por tanto la combinación de varios factores, no sólo la aparición del ser humano en un determinado momento, sino los cambios climáticos o la propia particularidad de ciertas zonas (como el aislamiento por insularidad, etc.), las que se conjugaron para dar el golpe de gracia definitivo a un buen número de especies que no necesariamente desaparecieron a finales del Pleistoceno, sino que lo hicieron en otras fases del mismo período, o incluso bien entrado el Holoceno, siendo éste un fenómeno que perdura con más fuerza que nunca en nuestro presente.
Así, fijándonos más detenidamente en la cuestión, observamos claramente que allí donde el ser humano moderno apareció en un momento relativamente temprano en un ámbito en el que el cambio climático no afectó de forma tan notoria, y donde el espacio geográfico presentaba gran amplitud y continuidad, el efecto de la extinción masiva de especies fue muy limitado, apenas significativo, véase los casos de África y Asia Meridional.
Sin embargo, conforme nos acercamos en el tiempo observamos que la aparición de Homo sapiens en otras áreas más sensibles, y en momentos de adaptación o evolución de las comunidades faunísticas ante los cambios climáticos, resultó clave para entender la pérdida de biodiversidad a gran escala, siendo pues el hombre un factor decisivo en esta cuestión.
Llegó el humano moderno a Papúa y Australia hace unos 50/40.000 años, en época de cambio climático, y la gran fauna autóctona y peculiar que había sido capaz de mantenerse con distintos géneros y especies a lo largo de millones de años desapareció repentinamente en un período temporal muy breve de convivencia con el humano moderno.
Llegó el humano en un primer momento al continente americano, y ya las consecuencias pudieron notarse, pero fue sobre todo a partir de las últimas migraciones masivas de hace unos 14.000/12.000 años a través de Beringia, cuando se observa la definitiva combinación del cambio climático con los efectos de la Cultura Clovis, que aniquilará a la gran mastofauna norteamericana y sudamericana, en un período relativamente breve, pero que incluso se prolongará hasta bien entrado el Holoceno, donde todavía se han encontrado los restos de grandes mamíferos que sobrevivieron al final de la glaciación.
En Europa encontramos asociada la extinción definitiva de la gran mastofauna templada a la llegada del humano moderno, hace entre 40 y 30.000 años, cerca del máximo glacial o punto álgido de frío, cuando ésta siempre había sido capaz de sobrevivir a glaciaciones tan impactantes como la de aquel momento.
Ni siquiera tenemos que esperar al máximo glacial de hace 20.000 años, sino que fue aquí, en el momento clave de aparición del humano moderno, cuando desaparecieron los grandes mamíferos de clima templado que permanecían en sus delicados refugios meridionales, aunque con toda probabilidad, el recrudecimiento de las condiciones ambientales se combinó también para asestar el definitivo golpe mortal.

Gamos.
  
Pero como vemos, la aparición del ser humano moderno cazador  del Paleolítico no bastaba por sí sola para determinar la extinción masiva de especies en amplios espacios geográficos dotados de continuidad, y volvemos a encontrarnos con la evidencia de que la fauna fría sí pudo expandirse y asentarse en Europa durante el último período glaciar, junto al humano moderno del Paleolótico Superior.
Fue de nuevo la llegada del gran cambio climático de hace unos 13.000-12.000 años la que provocaría la retirada de Europa de esas especies hacia latitudes norteñas de refugio, y  allí sí, una vez más, el impacto de la acción del hombre cazador impediría de nuevo la supervivencia relicta y bajo mínimos de las mismas, aniquilando a rinocerontes lanudos, mamuts o ciervos megacerinos, bien entrado ya el Interglaciar Holoceno, algo que jamás hasta entonces había ocurrido, pues siempre eran capaces de resistir en enclaves propicios para volver a retomar sus dominios en tiempos glaciares.
Ni que decir tiene que la extinción de la gran fauna de grandes territorios insulares como Madagascar o Nueva Zelanda, y otros más pequeños como Sicilia, Cerdeña, Creta, Córcega, Baleares u otros archipiélagos menores del Mediterráneo, desaparecerá precisamente coincidiendo con la llegada del hombre, a lo largo de los milenios, y bien entrado también el período interglaciar del Holoceno.
Por tanto, cada vez van quedando menos dudas al respecto del papel decisivo del hombre en la extinción de megafauna, en determinados períodos críticos.

Si bien ya de por sí este impacto supuso eliminar la posibilidad de supervivencia de la gran fauna en enclaves propicios, hubiera sido de esperar que al menos desde allí donde sí lograron sobrevivir las especies iniciaran una expansión a escala planetaria que, a través de la evolución o la adaptación a nuevos territorios, hubiera procurado un retorno futuro a los continentes o regiones esquilmadas.
Más que nunca entonces la acción del hombre impediría la normalidad de ese proceso de relevo faunístico “natural” que hasta ese momento se había producido sin excepción durante millones de años anteriores, en la Era Cuaternaria.
Y entrecomillo “natural” porque entiendo, como ya saben, que el mismo hombre forma parte de la Naturaleza, y por tanto su acción hay que contextualizarla dentro de ésta, como un factor más.
Natural es todo aquello que la Naturaleza permite. Normal es lo que hasta entonces ha sido un proceso de “norma” o “regla” por la que se ha regido el funcionamiento de la misma.
Los procesos tempranos de control y selección de especies animales y vegetales por parte del hombre, conocidos como Mesolítico, han estado seguramente presentes con mayor o menor intensidad, desarrollo o impacto, de una u otra forma, prácticamente desde la aparición del ser humano moderno, si no con anterioridad. Sin embargo la dependencia total de éstos bajo un nuevo modelo productivo de gran magnitud y alcance, conocido como Neolítico, no se produjo de la misma forma ni al mismo tiempo en todo el planeta.

La agricultura y la ganadería, principales novedades del Neolítico.

En algunas zonas el propio modo de vida de sus habitantes y las condiciones del ecosistema hicieron innecesaria su aplicación y desarrollo en momentos tempranos, véase África Meridional, Sudeste Asiático, Grandes Llanuras norteamericanas, Selva Amazónica o áreas circunpolares del Hemisferio Norte.
En ellas los cazadores-recolectores siguieron encontrando un amplio abanico de presas o recursos que les permitieron continuar con su tradicional modo de vida, pese a conocer mejor que nadie la propia dinámica de funcionamiento de los animales que cazaban o de los vegetales que recolectaban.
Sin embargo otros territorios del planeta vieron muy mermada esta capacidad, pues se encontraban a merced de la profunda crisis de sus ecosistemas, producida por el gran cambio climático, con la consiguiente alteración y desaparición acelerada de su fauna, teniendo que emplearse a fondo en la diversificación de recursos o especializándose en aquellos de gran rendimiento.
Precisamente una de las áreas que notó las grandes transformaciones desde los tempranos momentos del Interglaciar Holoceno fue el Noreste de África, con la desertización del Sahara, y Oriente Próximo, que se vio afectado por un efecto similar.
Allí el ser humano se verá obligado y condicionado a sobrevivir desarrollando y perfeccionando las técnicas ganaderas-agrícolas de forma muy intensa, y ello derivará en un nuevo modelo productivo-social que facilitará el sedentarismo en poblados cada vez más grandes y numerosos, dependientes de su hinterland, que en un desarrollo tecnológico-social constante llevarán al nacimiento de las primeros asentamientos urbanos, ciudades-estado, y a la aparición definitiva de las grandes civilizaciones mesopotámicas y egipcia.
Tendencias que, en términos más o menos rápidos de aculturación, se extenderán por el entorno del Mediterráneo y el Indo, en zonas propicias para su desarrollo.
Da la casualidad, o la “causalidad”, de que estas áreas concretas eran los territorios clave para el tránsito de especies de clima templado, que desde sus áreas potenciales, África y Asia Meridional, debían retornar para colonizar o recolonizar aquellos territorios norteños ahora propicios para su expansión y adaptación.
En un proceso más o menos lento, humanamente hablando, pero rápido en términos geológicos, algunas de esas especies debían haber completado, como hasta entonces siempre ocurrió, su llegada a Europa o su establecimiento en otras tierras favorables del norte asiático.
Sabemos que varias de ellas lo intentaron y llegaron a alcanzar ciertos territorios más o menos lejanos a sus focos originales.
Los elefantes asiáticos alcanzaron zonas muy norteñas de China e incluso el entorno del Cáucaso, en áreas del Oriente Próximo. Los hipopótamos se hallaban presentes en Palestina, en el Delta del Nilo, y remontaban los todavía caudalosos ríos del Magreb, en busca del Mediterráneo.

Elefantes asiáticos.

El rinoceronte indio llegó en su distribución hasta el área Afgano-Pakistaní, e incluso es posible que también al Golfo Pérsico mesopotámico en los primeros tiempos del Holoceno.
Hasta el rinoceronte blanco penetró en el Sudán y el Alto Egipto, antes de encontrarse con el hombre neolítico.
Otros fueron más allá. Así,  leones, leopardos y búfalos de agua, comenzaban a expandirse desde Asia por Europa, entrado el Holoceno.
En definitiva, una lenta (o rápida, según se mire) expansión de especies que venía a poner normalidad en los recambios de biodiversidad a escala geológica, que se vio cortada de raíz desde los primeros momentos debido a la acción directa o indirecta del ser humano.
La transformación de espacios en beneficio de la agricultura y la ganadería, y la persecución directa a través de la caza, en un exterminio masivo y constante, abocaron a las especies competidoras del hombre (que fueron casi todas) a la extinción.
Una extinción local en un primer momento, pero que se ha ido generalizando a nivel planetario de la mano de esta expansión y avance de la Humanidad por todos los rincones de La Tierra, y en términos que resultan ya de enormes proporciones y consecuencias, en una insostenibilidad para la propia supervivencia a medio o largo plazo del hombre que acabará, sin ninguna duda, volviéndose definitivamente en nuestra contra.
También el continente americano quedó aislado a la hora de recibir fauna de África o Asia, debido a la desaparición del Puente de Bering hace unos 12/10.000 años, dependiendo desde entonces, y en exclusiva, de una fauna propia que debía evolucionar y adaptarse a las nuevas condiciones, pero que fue "rápidamente" aniquilada por el hombre en tiempos del Temprano Holoceno, quedando únicamente el bisonte de Norteamérica como fuente-recurso abundante.

Bisontes americanos.

Desde esta conclusión, Paul S. Martin defendió el concepto “rewilding” o Ecología de la Resurreción planteando que la lenta y progresiva creación de los biotopos, y el correcto funcionamiento de su vegetación a lo largo de los milenios, estaba adecuada, condicionada y regida por la existencia de una megafauna hasta entonces siempre presente, de una u otra forma, y que su extinción en masa, y el no retorno de sus componentes, más allá de la terrible y negativa pérdida de biodiversidad a escala planetaria, estaba modificando seriamente los ecosistemas y por tanto pudiera ser incluso que el clima y las condiciones de vida de la especie humana, debido a una grave la alteración del círculo ecológico.
Resumiendo, que las comunidades ecológicas naturales de la Tierra han evolucionado como respuesta a la megafauna extinta, y el carecer actualmente de ella, sumado a la grave alteración antrópica del medio, puede estar abocándonos rápidamente al peligro del colapso.
Algunos seguidores o “discípulos” de las tesis de Paul S.Martin, como los científicos ambientalistas Connie Barlow o Josh Donlan, han retomado estos planteamientos durante los últimos años, y también otras personalidades, como el ruso Sergey Zimov, así como un buen número de fundaciones y plataformas conservacionistas, norteamericanas y europeas, que intentan dar los primeros e imprecisos pasos en este camino del rewilding.

Pero ¿es posible llevar a cabo tan titánica tarea y adaptarla a las particulares y transformadas circunstancias de cada territorio a nivel planetario?...









Crédito de imágenes:

Foto 1: Miguel Llabata.
Foto 2: Public Domain Images.
Foto 3: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 4: Public Domain Images.
Foto 5: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 6: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 7: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 8: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 9: Imagen libre de derechos de Wikimedia Commons.
Foto 10: Public Domain Images.

3 comentarios:

  1. Creo que las informaciones más completas en castellano sobre el tema del rewilding las has escrito tú en tu anterior blog, e intuyo que vas a darle peso también en esta nueva aventura. Da gusto leer estas entradas, en el mundo de los blogs en castellano no hay textos tan amplios sobre rewilding.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro. No tengas ninguna duda de que el rewilding va a tener todo el peso del mundo en este blog. Por cierto que estoy un poco "mosca" con él, no sé que pasa que por algún motivo apenas capta visitas del extranjero. No entiendo mucho de redes y estas cosas, pero en el anterior, cuando comencé, de inmediato recibía visitas de los cinco continentes, sobre todo Sudamérica, y a última hora prácticamente suponían la mitad de las contabilizadas enese espacio.
      Llevo ya más de una semana y apenas entra alguna de Argentina, Portugal (que creo que son de alguien que ya era seguidores de ETQO), y de USA, el resto son siempre de España, y eso me mosquea, no sé si esta vez habré configurado algo mal o distinto, pero el caso es que creo haber seguido los mismos pasos, de hecho he añadido diretamente otro blog a blogger, desde la misma plataforma de El Tiempo Que Olvidamos...No sé, si alguien tiene alguna explicación u orientación al respecto, se la agradecería, porque creo que es muy importante conectar con el resto del mundo y que éste sepan también lo que se cuece en España, y las opiniones sobre la naturaleza de los que aquí vivimos.

      Por cierto Álvaro, el otro día intenté comentar en Mirada de Lince, y tras enviar dos o tres veces el texto, veo que no ha sido posible. Era en el post sobre el rewilding en Israel, no sé si te llegaría.

      Un saludo y muchas gracias por participar.

      Eliminar
  2. Tranquilo Sylvanus, todo se andará....además ahora mismo tienes en tus manos por lo que leo, la recuperación de antiguas entradas ahora modificadas y quizas actualizadas.

    ResponderEliminar